Now Reading
¿Quién miente? El canciller ruso contradice abiertamente la afirmación de Trump

¿Quién miente? El canciller ruso contradice abiertamente la afirmación de Trump

La relación de “amo y sirviente” se complica cuando la parte sumisa es considerada una de las personas más poderosas del mundo.

El canciller ruso, Sergey Lavrov, demostró lo difícil que es discernir quién maneja los hilos en una situación con una dinámica de poder confusa cuando contradijo abiertamente la propia cuenta de Donald Trump de su conversación en la Oficina Oval de hoy.

La reunión entre el principal diplomático ruso, el hombre a quien previamente el presidente le había revelado información altamente clasificada durante sus reuniones de la Casa Blanca, y Trump se cerró a la prensa, pero el presidente ya había publicado un tuit que describía varios temas que trajo a colación con Lavrov en sus discusiones, incluida la “intromisión electoral” del gobierno ruso.

A pesar de los hallazgos unánimes de las agencias de inteligencia estadounidenses que Rusia se entrometió en las elecciones de 2016 y continúa tratando de hacerlo, Trump ha minimizado constantemente ese hecho verificado, probablemente porque lo ve como una seria pregunta sobre la legitimidad de su propia elección. Hoy, sin embargo, Trump por cualquier razón: ¿juicio político, tal vez? – consideró importante informar al público estadounidense que había planteado el problema al principal diplomático de esa nación.

Desafortunadamente, la Casa Blanca no coordinó su estrategia de mensajería con Lavrov antes de abandonar la reunión.

Al regresar a la embajada rusa, el Ministro de Relaciones Exteriores dijo a los periodistas que no había discutido el tema de la intromisión electoral en absoluto durante su confabulación diplomática.

“Ni siquiera hemos discutido las elecciones”, dijo Lavrov a los periodistas en su embajada.

Por lo general, cuando se enfrenta a una disputa sobre la naturaleza de la realidad de un hecho dado, uno se pondría del lado de la cuenta de la más creíble de las dos partes involucradas.

Con la larga historia de mentiras patológicas de Donald Trump, generalmente termina como la parte menos creíble en un recuento disputado de los hechos de lo que se dijo en una reunión.

Sin embargo, en esta situación particular, la red de posibles motivos de engaño por ambos lados de la discusión hace que sea difícil saber a quién se debe creer.

Como adversario cuyo objetivo principal es debilitar la posición de los Estados Unidos en el orden mundial, Rusia tiene todos los incentivos para sembrar el caos en el sistema político estadounidense como lo hicieron en sus esfuerzos de 2016 por la interferencia electoral.

Sin embargo, el Kremlin también quiere mantener y utilizar estratégicamente cualquier influencia que pueda tener sobre el presidente estadounidense para asegurarse de que continuará apoyando su agenda, una agenda que tiene hasta la fecha promovida más escrupulosamente que cualquier valor e interés históricamente estadounidense.

Si Trump y Lavrov realmente discutieron la intromisión electoral rusa es irrelevante.

Cualquier palabra de advertencia que Trump se atreva a pronunciar contra el país tan responsable de su victoria electoral en 2016 probablemente caiga en oídos sordos mientras el Kremlin persigue sus propios objetivos.

Quizás la dinámica del poder no sea tan oscura o complicada después de todo.

Traducción y adaptación por: María Isabel Amaya

Follow Vinnie Longobardo on Twitter.

Original reporting by Brett Samuels at The Hill.

What do you think?

© 2019 Occupy Democrats. All Rights Reserved.

Scroll To Top